Hace unos días la mayoría de medios comenzaron a publicar noticias relacionadas con la llegada a España de Bookshop, tras desarrollarse en Estados Unidos y Reino Unido: "El Amazon independiente", "El Amazon solidario" (esto reconozco que me provocó un escalofrío), "Un Amazon alternativo para librerías independientes" citaban muchos de los titulares. Y tras leer la información de varios medios comencé a escribir estas líneas.

Estamos viviendo una situación totalmente nueva. No sé vosotros, pero cada vez que me paro a pensar en lo que supone el Coronavirus y estar todos encerrados en casa, teletrabajando como si no pasase nada o intentando hacer ejercicios con vídeos de YouTube, me imagino dentro de un libro de Úrsula K. Le Guin o Margaret Atwood, como si todo fuese ficción. Pero, si algo bueno está teniendo esta situación es que están surgiendo una gran cantidad de iniciativas relacionadas con la cultura y el entretenimiento para que se nos haga más llevadero el día a día.

Hace unos días vi un tweet de Belén Bermejo. En él compartía una noticia de El País donde se analizaban las causas de por qué leíamos. Uno de los argumentos era el típico: "porque lo ha visto en casa, sus padres leían, y tenía libros alrededor".

La verdad es que el pretexto me pareció interesante. ¿Era eso cierto? ¿Es necesario crecer rodeado de libros para ser un buen lector de adulto? ¿En qué lado deja este pretexto (bastante clasista) a las familias menos adineradas? Entonces, ¿qué papel juegan las bibliotecas públicas en el desarrollo de un lector joven?

Reflexionando sobre esto, decidí lanzar una pregunta, en general, a Twitter: ¿Por qué empezasteis a leer? El caso es que el hilo tuvo más de 60 respuestas y algunas me parecieron TAN bonitas, que decidí recopilarlas para que no se perdiesen.

Hace poco hablaba con unos amigos sobre la importancia de leer de forma habitual. En la mesa nos encontrábamos varios perfiles: Algunos leíamos diariamente o varias veces por semana, otros leían de forma esporádica (en especial en vacaciones) y algunos de ellos, hacía decenios que no cogían un libro. De esta conversación, saqué en claro dos cosas importantes: Que el sistema educativo había hecho mucho daño al hábito lector y que leer no te hace mejor persona. Al revés.

¿Por qué leer no te hace una mejor persona?

Dejando atrás los estigmas de superioridad intelectual que se asocian a los llamados "ratas de bibliotecas" (que, sinceramente, en la mayoría de las veces no es cierto), llegamos a la conclusión de que leer había provocado grandes daños en aquellos que lo hacíamos de forma habitual, y os cuento por qué.

Hace unos días me pasó algo increíble. Era algo con lo que siempre disfruto mucho: un amigo, poco lector, me dijo que tenía curiosidad por leer sobre feminismo, o libros más feministas. Aunque no me considero una experta en el tema, la posibilidad de acercarle a la literatura feminista me entusiasmó. Sin embargo, en cuanto me enfrenté a mi propia estantería, con mis títulos favoritos, me topé con ciertos prejuicios.

Tenía este artículo escrito hace semanas, pero lo que vivimos el 8 de marzo me hizo sentir tantas cosas juntas que decidí reposarlo para intentar reflexionar en torno al papel de la literatura feminista en la lucha por la igualdad.

Llevaba años queriendo tener mi propio exlibris personalizado. Había visto diseños preciosos en Pinterest e incluso en alguna librería, pero no sabía muy bien cuánto costaban o cómo conseguirlo. Cuando conocí Les tampons de Roser me encantaron los diseños frescos que tenían. Por ello me puse en contacto con ellos para conocer cómo había surgido el proyecto.

Comprar libros supone una actividad casi religiosa para muchos de nosotros. Rebuscar en estanterías, conseguir la mejor ganga en ésa librería de segunda mano o salir de la tienda con tu ejemplar nuevo dentro de la bolsa de papel mientras paseas, es un ritual casi mágico.

Sin embargo, conforme pasan los meses, me he dado cuenta de la cantidad de libros que acumulamos en nuestras estanterías  y que al final se acaban quedando justo ahí: en las estanterías llenas de polvo.

¡Yipa! Ya sabes, el típico banner obligatorio de Cookies. Si aceptas podré saber cuántas visitas reciben mis artículos.    A ver, cuéntame de qué va esto.
Privacidad