Cuando nos encontramos ante un momento importante en la vida solemos sentir un tipo de vértigo de esos que te inmovilizan, te hacen sentir frío en la espalda y que atenúan las luces que tienes a tu alrededor, volviéndolo todo más oscuro y tétrico. Especialmente...

¡Yipa! Ya sabes, el típico banner obligatorio de Cookies. Si aceptas podré saber cuántas visitas reciben mis artículos.    A ver, cuéntame de qué va esto.
Privacidad